FANDOM


"Elsa"la "Reina de la Nieve de Arendelle", es un personaje ficticio que apareció en el clásico no. 53 del canon de la compañía cinematográfica Walt Disney Pictures Frozen. Fue interpretada por la actriz y cantante de Broadway Idina Menzel. En el principio de la película, fue interpretada por Eva Bella cuando era niña y por Spencer Lacey Ganus cuando era adolescente.

Creada por el director Chris Buck, Elsa es ligeramente inspirada en el personaje principal de La Reina de las Nieves, un cuento danés creado por Hans Christian Andersen. En la adaptación de Disney, fue introducida como la primera princesa del ficticio pueblo escandinavo de Arendelle, siendo la heredera al trono, y hermana mayor de la Princesa Anna (Kristen Bell). Elsa es mencionada como portadora de poderes criogénicos, los cuales involuntariamente crean un eterno invierno en Arendelle el día de su coronación. A través del film, ella lucha primero por controlar y conservar sus habilidades y luego por tratar de liberarse a sí misma de sus temores sin hacerle daño a nadie.

El personaje de la reina de las nieves, quien es la villana en el cuento, provocó una difícil transacción en su carácter durante la elaboración del film. Muchos ejecutivos del film, incluyendo a Walt Disney en su primera concepción, trataron de obtener una mejor comprensión hacía ella, y se dejó a un lado una serie de adaptaciones cinematográficas programadas por no poder averiguar como hacer dicho personaje. Buck y su co-directora, Jennifer Lee, estuvieron últimamente en la discusión sobre el dilema de la creación de la hermandad entre Anna, el personaje principal del cuento, y Elsa. Esto llevó a Elsa a ser reescrita gradualmente como un personaje simpático, incomprendida y como protagonista de la historia.

Elsa ha disfrutado de una recepción muy positiva de los críticos, que elogiaron su compleja caracterización y vulnerabilidad. Menzel también fue ampliamente elogiada por su interpretación de la canción "Let It Go", haciendo que los críticos frecuentemente llamándola "potencial". Junto con Anna, Elsa será incluida en la franquicia de las Princesas Disney, convirtiéndose en la princesa oficial #13.1 El director de Frozen y Enredados confirmó que Elsa y Anna son primas de Rapunzel, así como que que el padre de Elsa y Anna es el hermano de la madre de Rapunzel.

Historia Editar

A una edad temprana, Elsa se dio cuenta de que ella tiene una antigua habilidad sobre el hielo y la nieve, y, a menudo utiliza sus habilidades para jugar con su hermana menor, Anna. Elsa compartió un estrecho vínculo con su hermana más joven de espíritu libre, y las dos eran las mejores amigas. A menudo en la noche hacían nieve en el salón de baile real. Sin embargo, una noche, mientras que las dos estaban jugando en el salón de baile, Anna cae de las columnas de nieve que Elsa había creado. Elsa intenta salvarla mediante el uso de su magia, pero golpea accidentalmente a su hermana en lugar de salvarla. Sus padres, el Rey y la Reina, buscan inmediatamente ayuda para Anna, visitando a unos legendarios trolls, cuyo líder es un chamán llamado Gran Pabbie. Él es capaz de estabilizar la enfermedad de Anna ya que sólo había afectado su cabeza, no el corazón, lo que habría sido fatal. Para estar seguro, Pabbie a continuación quita el conocimiento y los recuerdos de Anna sobre la magia de Elsa. Pabbie se toma un tiempo para explicar la verdadera fuerza de las habilidades de Elsa, diciéndole que sus poderes seguirán creciendo y que son algo hermoso pero también muy peligroso. Ella debe aprender a controlarlos, pero el miedo será su enemigo. Mientras que el rey promete ayudar a Elsa a controlar sus poderes, el incidente deja a Elsa traumatizada. Como resultado, el Rey y la Reina ordenan cerrar las puertas por la seguridad de Elsa y de Anna.

A partir de entonces, Elsa es forzada a pasar el resto de su vida alejada de otras personas, incluyendo a Anna, tratando de evitar que sus poderes crezcan y esten fuera de control para no dañar a aquellos que le importan. Aun así, la persistente Anna intenta una y otra vez pasar un momento agradable con su hermana, pero Elsa siempre se negó, lo que lleva a creer finalmente a Anna que Elsa la desprecia.

A lo largo de los años, el único y verdadero contacto humano de Elsa es con sus padres, que con calma tratan de ayudar a su hija a controlar sus habilidades, enseñándole a mantener la calma para evitar el miedo y el estrés, el cual sólo causaría caos. Para ayudar aún más, el rey entrega a Elsa un par de guantes, que son capaces de suprimir temporalmente sus poderes (enseñándole a que "no ha de abrir su corazón"), haciendo la vida mucho más fácil, aunque todavía muy temerosa. Y a pesar de tener un mejor control, Elsa todavía se niega a ponerse en contacto con Anna, realmente aterrorizada de hacerle daño de nuevo. Un día, durante la adolescencia de Anna y de Elsa, sus padres salen en un viaje de dos semanas (a un lugar desconocido), y aunque Elsa debate acerca de su separación, se despiden, diciendo "confiamos en ti, Elsa". Sin embargo, este es su último encuentro con ellos, ya que los padres mueren cuando una enorme ola vuelca en su barco, haciendo que se ahoguen. El funeral se celebró, aunque Anna es la única de las hermanas que asiste. Elsa, en cambio, tiene demasiado miedo para ir al funeral, ya que tiene miedo de lastimar a alguien con sus poderes y permaneció dentro de su habitación, llorando por la pérdida de sus padres, sola. Debido a sus devastadoras emociones, sus poderes corrompen el dormitorio congelando todo el interior, reflejando la tristeza del evento. Con la pérdida de sus queridos padres y el poco contacto con Anna, su única familia se fue. Elsa aún se considera demasiado peligrosa, y es ahora verdaderamente solitaria.


Tres años más tarde, Elsa es elegida para ser coronada como la nueva reina de Arendele. Para celebrar la ocasión, Arendelle invita a la realeza desde muy lejos para participar en las festividades, tales como el gallardo príncipe Hans y el pomposo Duque de Weselton, entre otros. Mientras Anna, los ciudadanos de Arendelle, y los miembros de la realeza que visitan Arendelle no podían estar más emocionados, Elsa aun tiene miedo de tener contacto con el mundo, lo que conduciría al descubrimiento de sus poderes. Aun así, ella acepta que todo es sólo por un día, y hace su mejor esfuerzo para ocultar sus emociones, aunque la tarea resulta ser difícil. En la catedral, donde la coronación de Elsa tiene lugar, ella debe empuñar el cetro tradicional y el orbe sin sus guantes, sus poderes son casi descubiertos. Afortunadamente, ella es capaz de soportar la exposición sin sus guantes (hielo supuestamente despedido en forma de sudor nervioso). Las festividades comienzan con un baile de noche. Allí, Elsa y Anna se reúnen por primera vez en años, y comparten su primera conversación desde hace bastante tiempo, con Elsa encabezándola. Ambas hermanas parecen ser muy felices finalmente comparten un tiempo juntas, incluso oler el aroma de chocolate, y aunque Elsa disfruta de ella misma y un tiempo feliz con Anna, el deseo de Anna es tener más momentos como ese, lo que hace que Elsa se vuelva reservada una vez más, y de mala gana le dice a Anna que su deseo simplemente no puede ocurrir. De esta manera le roba los sueños de poder tener una relación de buenas hermanas. Anna reacciona saliendo de la sala.

Mientras tanto, Elsa continúa en el baile, conversando con los dignatarios visitantes un tiempo antes de que Anna vuelva, pero con el príncipe Hans a su lado. Después de una pequeña introducción, los dos anuncian su recién descubierto compromiso, y piden la bendición de Elsa para su matrimonio. Elsa está desconcertada por la sorprendente noticia, pero Anna y Hans no podían estar más emocionados, pasando a divagar acerca de los preparativos de la boda. Elsa los detiene repentinamente negando tal matrimonio, para gran decepción de Anna. La reina pide hablar a solas y en privado con Anna, donde probablemente confesaría la existencia de sus habilidades y por qué no es prudente casarse con un hombre que acaba de conocer, sin causar una escena en la que se pondría nerviosa y podría poner a exposición de los invitados sus poderes, pero Anna se niega a mantener una conversación privada, afirmando que lo que Elsa tiene que decir se lo puede decir tanto a ella como a Hans. Elsa prohíbe rotundamente a Anna casarse con alguien que acaba de conocer, de manera indirecta preguntando a la princesa "qué sabe del amor de verdad", causando que Anna comience a divagar de nuevo, diciendo a Elsa "Tú solo rechazas a las demás personas". Aunque Elsa está visiblemente lastimada y triste por este suceso, Elsa sigue negando su bendición para el matrimonio, y la discusión sólo empeora cuando Elsa ordena a los guardias poner fin a la fiesta y cerrar las puertas. Pero el corazón roto de Anna se enfrenta a su hermana, completamente aterrorizada de vivir aprisionada dentro del castillo de nuevo. Con eso, Elsa le sugiere a ella irse del castillo para que ella pueda ser feliz, diciéndole "Entonces vete".


Las cosas toman un giro para peor, ya que la furia ciega de cuestionamiento constante de Anna provoca que los poderes de Elsa sean finalmente revelados, causando que fragmentos de hielo se eleven desde el suelo, casi golpeando a Anna y a los otros invitados. Aterrorizada por lo que ha hecho y las reacciones que recibe, Elsa huye, aunque Anna, Hans y el Duque de Weselton van tras ella. Elsa se refugia en el fiordo, escapando con éxito de sus perseguidores, y cuando ella lo hace, todo comienza a congelarse a partir de toda el agua en el fiordo, atrapando a todos los barcos antes de extenderse por todo el resto del reino. Al no haber podido traer de vuelta a Elsa, Anna y Hans regresan al patio del castillo, donde los huéspedes y los ciudadanos se han reunido. El Duque de Weselton comienza a entrar en pánico, ya que extrañamente comienza a nevar, declarando que deben tomar medidas y poner fin a la maldición de Elsa, pero Anna se niega y se dispone a ir a buscar a Elsa por si misma y poder disculparse, sintiendo que es su culpa por haberla hecho enojar. Dejando a Hans a cargo del reino, Anna se dirige en su caballo para comenzar la búsqueda de su hermana.

Mientras tanto, esa misma noche, Elsa ha llegado ya a la Montaña del Norte, a kilómetros y kilómetros de distancia de Arendelle. En principio, ella todavía esta terriblemente decaída por todo lo que acaba de suceder; la pérdida de su hermana, el abandono de su reino y su gente, todos le temen, y el dolor de su pasado que la consumía ahora que el público la vio como un demonio por sus poderes. Sin embargo, ajena a la tormenta que causó, ella comienza a abrazar sus poderes ahora que está sola, dejando que sean libres y finalmente liberar el aspecto hermoso del que Pabbie le habló años atrás, y a su vez, esto hace que la nueva reina sea más feliz de lo que ella nunca ha estado en años. Ahora que ella está viviendo sin miedo de dañar a los demás, Elsa tiene el control sobre sus habilidades y crea un castillo de hielo que será su hogar y su vestido de hielo usando su magia. Elsa decide establecerse como la Reina de las Nieves, abandonando oficialmente su lugar como reina de Arendelle, declarando que nunca volverá a su reino ahora que está por fin feliz y es completamente libre de ser quien es.

Durante su espectáculo, Elsa también recrea a Olaf, el muñeco de nieve que construyó con Anna cuando era una niña, pero sin saberlo, le infunde vida. Y con su nuevo encantamiento, Olaf se dirige al mundo, y finalmente se topa con Anna y la conduce al castillo de hielo de Elsa en algún momento después.

Unos días más tarde, Elsa ha vivido tranquilamente en soledad, hasta que Anna aparece, transportada por Kristoff. Mientras Elsa vuelve ligeramente eufórica por que Anna había ido a visitarla, ella está aún en duda de volver a Arendelle, así como reavivar su vínculo con Anna, todavía temerosa de hacerle daño. Elsa entonces aconseja a Anna regresar a su hogar, donde ella está a salvo, deseando que sea feliz en Arendelle, pero Anna se niega a hacerlo, justo cuando Olaf entra corriendo, recordando a Elsa su infancia caprichosa que compartía con su hermana. Su presencia demuestra el amor y la belleza de sus poderes, y le recuerdan de los momentos alegres que pasó con Anna. Esto fue suficiente para traer una sonrisa a la cara de la reina, hasta que la memoria de cuando casi mata a Anna la atormenta de nuevo, lo que llevó a Elsa a apartarse, y despedirse de su hermana. Anna aumenta accidentalmente la incomodidad y estrés al mencionar que el reino esta en peligro, Elsa se horrorizó al saber que ella había desencadenado una maldición sobre él. Superada por el miedo y la culpa, Elsa desata sus poderes por accidente una vez más, pero esta vez, ella inadvertidamente golpea a Anna en su corazón. Cuando Olaf y Kristoff corren para tratar de ayudar a Anna, Elsa les exige que salgan de allí, sin embargo, Anna no lo hace. Mientras Anna todavía insiste en que vuelva con ellos, diciéndole que ella no va a salir de ninguna otra manera, Elsa se ve obligada a crear una espantosa bestia de nieve conocida como Malvavisco, que lanza al trío fuera del palacio.

Después, Malvavisco se convierte en el guardaespaldas oficial de Elsa, dado que Elsa realmente no quiere nada más que estar sola, disfrazándose de rocas cubiertas de nieve fuera del palacio para mantener lejos a cualquier visitante que pueda perjudicar a su majestad. Mientras tanto, dentro de los muros del alguna vez hermoso palacio de hielo, Elsa ha demostrado que, a pesar de tratar desesperadamente de ocultar sus emociones, ha perdido el control de sus poderes. Una vez más, el miedo de poner en peligro Arendelle la ha superado por completo, haciendo que fragmentos de hielo llenen su palacio, dándole un diseño más oscuro y terrible, que coinciden con el monstruo que Elsa teme haberse convertido. Mientras tanto, Anna vuelve débil, con Kristoff creyendo que es completamente debido a los poderes de Elsa. Para encontrar una cura, Kristoff conduce a Anna y sus compañeros al Valle de la Roca Viviente. Gran Pabbie se presenta y les informa que si el hielo en su corazón no se elimina, Anna se transformará en hielo sólido para siempre, a menos que Anna sea capaz de realizar un acto de amor verdadero. Para salvarse, Anna y los demás se apresuran de nuevo a Arendelle para encontrar y recibir un beso de Hans antes de que sea demasiado tarde, creyendo que un beso del verdadero amor es el acto que rompería el hechizo.

Mientras tanto, en las montañas, Hans y un grupo de soldados llegan para encontrar a Anna y detener a Elsa después de creer que la Reina de las Nieves tenía cautiva a Anna. Malvavisco salta inmediatamente a la acción. Elsa, al oír el alboroto, corre dentro y trata de esconderse. Cuando Malvavisco defiende contra el ataque, los hombres del Duque se cuelan por delante de él y entran en busca de Elsa en un intento de matarla. Eran órdenes del duque, desafiando las órdenes de Hans de no hacerle ningún daño. Pronto la rodean. Elsa, temerosa al principio, pero con el tiempo muy provocada, utiliza sus habilidades en contra de los dos, casi acercándose a matarlos, completamente furiosa por el daño que han traído sobre ella y su hogar, así como la destrucción de su voto de soledad para mantener sus poderes bajo control y no dañar a los demás. En el exterior, Malvavisco sigue luchando, pero Hans lo deja herido y provoca que caiga en el abismo en su aparente muerte, dejando a Elsa carente de protección y permitiendo a Hans y sus secuaces acceder al interior del palacio, donde Elsa ha ganado la batalla contra los guardias del duque. Elsa está a punto de matarlos, cuando Hans aparece y la detiene, diciéndole "¡Reina Elsa! No sea el monstruo que todos piensan que es". Elsa se calma un poco al oír las palabras de Hans, dándose cuenta de el monstruo en el que se estaba convirtiendo, detiene su magia. Sin embargo, uno de los guardias apunta su flecha a Elsa, aún siguiendo las órdenes del duque, justo cuando está a punto de dispararle, Hans interviene, provocando que la flecha corte el soporte del candelabro que luego se desploma hacia el suelo. Elsa intenta escapar de la colisión, pero queda inconsciente durante el proceso. Entonces Hans y los soldados la capturan y regresan a Arendelle.

Elsa pronto despierta para encontrarse a sí misma dentro del calabozo del castillo. Cuando trata de ver el exterior, ella se encuentra encadenada con poca disponibilidad de movimiento. Utilizando su limitada capacidad para moverse, ella finalmente es testigo del desastre que ha llevado a su antiguo reino. Justo en ese momento, Hans llega para hablar con ella. Elsa le pregunta por el paradero de Anna, pero Hans le explica que ella no ha vuelto, para gran preocupación de Elsa. El príncipe entonces suplica a la reina poner fin a la maldición, pero ella llorando se niega, diciéndole que ella es incapaz de hacerlo. Con eso, Hans se despide. Justo después, Elsa le ruega por su libertad, a lo que Hans afirma que hará lo que pueda. Una vez que Hans se ha ido, los poderes de Elsa repentinamente sobresalen de sus grilletes, y son capaces de destruir la celda, lo que le permite escapar. Elsa huye del castillo y se dirige de nuevo a los fiordos para volver a su nuevo hogar, pero sus emociones de miedo causan una letal tormenta para consumir Arendelle, por lo que su huida es mucho más difícil. Inmediatamente, Hans se entera de que escapó. Por la necesidad de poner fin al invierno, Hans se dirige a matar a Elsa, creyendo que su muerte no sólo liberaría el reino, sino también le conseguiría elogios y admiración, de forma egoísta queriendo gobernar el lugar como un amado rey.

Mientras tanto, Hans después de haber traicionado a Anna y haberse revelado como un asesino despiadado para obtener el trono, su maldición se vuelve más fuerte y su proceso de congelación está casi completo. Olaf le menciona que Kristoff es el que realmente la ama, y es al que debe besar para salvarse. Anna y Olaf se retiran para encontrar al hombre de las montañas, al igual que Hans se enfrenta a Elsa no muy lejos. Elsa suplica que la dejen sola, y le pide a Hans que cuide de Anna, a lo que Hans responde diciéndole sobre la maldición que accidentalmente desató sobre su hermana, afirmando que ella murió, a pesar de sus esfuerzos por salvarla. Devastada por la desgarradora noticia, Elsa se desploma y llora por la muerte de su hermana, deteniendo la ventisca y dándole la oportunidad a Hans de finalmente eliminarla, ya que la situación la ha hecho vulnerable. Hans se acerca lentamente a la Reina de las Nieves por detrás y saca su espada, listo para asesinarla. Sin embargo, Anna ve esto, y aunque ella está muriendo congelada, más y más rápido, salta delante de Elsa cuando su maldición esta en pleno efecto, convirtiéndose en una estatua de hielo, golpeando la espada de Hans, lo que lo hace caer inconsciente, justo antes del último aliento de Anna.

Elsa rápidamente se da cuenta del destino que se ha abatido sobre su hermana, y desesperadamente ruega por su regreso. Sin embargo, con toda esperanza perdida, la Reina de las Nieves comienza a llorar por la pérdida de su fallecida hermana. Kristoff, Olaf y Sven miran tristemente, al igual que los ciudadanos de Arendelle, que se dan cuenta de la tristeza de Elsa en la desgarradora escena ante ellos. Sin embargo, el sacrificio de Anna para salvar a Elsa califica como un acto de verdadero amor, y en poco tiempo, el cuerpo congelado de la princesa comienza a descongelarse, lo que resulta en su resucitación.

Elsa está abrumadoramente alegre y aliviada al ver a Anna viva, sumamente agradecida por cómo ella arriesgó su vida para salvarla. Anna responde diciéndole a Elsa "te adoro", Olaf se da cuenta que el acto de amor de verdad es el sacrificio de Anna, y eso es lo que descongela su corazón. Estas palabras del muñeco de nieve dan a Elsa la comprensión para poder romper la maldición, y la calidez del amor es la clave para hacerlo. Con esta revelación, Elsa es capaz de usar esto y centrarse a sí misma en la eliminación de la maldición helada de Arendelle y traer el verano de nuevo al reino. Con la paz restablecida, Elsa reaviva su vínculo con Anna, es elogiada por su pueblo por liberarlos de la maldición, y, además, utiliza sus poderes para dar a Olaf una "nevada personal" para evitar que se derrita. Después de regresar a su posición que le corresponde como reina de Arendelle, Elsa corta el comercio con Weselton, deporta a Hans, al Duque de Weselton y sus hombres por sus intentos de asesinato, y nombra a Kristoff como "maestro y proveedor oficial de hielo de Arendelle".

Cuando el trineo de Kristoff cae en el precipicio, Anna le promete que se lo repondría, incluyendo todo lo que este poseía. Anna cumple la promesa y le regala un trineo de último modelo. Además, Anna le comenta que Elsa ha mandado nombrarlo "maestro y proveedor oficial de hielo en Arendelle". A todo esto, Kristoff le dice a Anna que le besaría y esta no está por la labor de decir que no. Así que Anna y Kristoff se besan, suponiendo que se convierten en novios.

Elsa crea una pista de hielo en el patio del castillo para disfrutar con los ciudadanos de Arendelle del patinaje sobre hielo. Elsa le afirma a Anna que nunca más cerrarán las puertas del castillo de nuevo ahora que ella es finalmente aceptada. Elsa hace un par de patines de hielo para Anna, y las dos hermanas se unen al patinaje, teniendo la diversión que compartieron juntas en el pasado.

Voz Editar

Idina Menzel fue quien le prestó su voz a Elsa.

Eva Bella y Spencer Lacey Ganus realizaron el casting para interpretar a Elsa cuando esta era niña y cuando era una adolescente, respectivamente. La acrtiz y cantante Megan Mullally fue originalmente a hacer el casting para darle su voz a la adulta Elsa, pero ella eventualmente abandonó el proyecto. Fue remplazada por Idina Menzel, una actriz y cantante de Broadway mejor conocida por su interpretación como Elphaba en Wicked. Menzel ya conocía a Kristen Bell,quien interpretó a Anna, y había tenido previamente una audición para el rol principal de la película de la compañía de Disney Tangled en 2010. Ella no realizó el casting para esa película, pero el director del casting grabó su voz cantada y más tarde mostró la grabación a los ejecutivos de la película Frozen.Menzel se sorprendió cuando se le preguntó si quería realizar una audición para la película, y ella recibió el rol después de que leyó el guion en voz alta.En entrevistas, ella admitíó tener algunas similaridades con Elsa, su nuevo rol, y Elphaba, su antiguo rol.  A Saber, ella dijo que ellas eran muy poderosas y muy incomprendidas. Además, dijo que ella se relaciona los personajes, después de haber escondido a sus compañeros de la escuela su talento para el canto. "Yo no quería compartirlo con nadie", explicó. "Si todo el mundo cantaba junto al coche una canción de Madonna, yo no me les unía, porque cuando somos más jóvenes tenemos miedo de demostrar o hacer alarde de lo que nos gusta, por miedo a ser criticados o menospreciados, pero realmente deberíamos poseer y amar aquellas cosas que nos hacen realmente únicos."

El director Chris Buck creyó que la vaz de Menzel ayudaría a la representación del personaje, argumentando, "Indina tiene esa sensación de vulnerabilidad en su voz. Ella interpreta a un personaje fuerte, pero alguien quien vive con miedo—y necesitábamos a alguien que pudiera representar ambos lados del personaje, y Menzel estuvo increíble."

Menzel no estaba acostumbrada en trabajar en películas animadas y empezó a requerir y a representar los sentimientos de su personaje en solitario, aunque ella no encontró ningún cambio en particular.18 mientras ella grababa, "jugaba" con su voz, intentando varios tonos cuando se trataba en las emociones de Elsa. Por ejemplo, Menzel quería que hubiera una diferencia en la forma en que sonaba cuando ella estaba siendo audaz y cuando estaba enfadada. También restringía físicamente sus manos mientras grababa las primeras escenas de la película con el fin de proyectar cómo su personaje tenía "mucho miedo de moverse o de sentir algo que se fuera a salir de ella y de lastimar a la gente." Durante la producción, ella y Jonathan Groff, que interpreta a Kristoff, hablaron en el estudio de animación y los animadores para explicar cómo se estaban acercando a sus personajes.

Los animadores le hicieron preguntas a Menzel sobre su canto y siguieron de cerca su respiración con el fin de hacer que las imágenes de Elsa cantando fuera algo realista. Su voz suministró la inspiración necesaria para la más prominente canción del film, "Let It Go". De acuerdo con el compositor Robert Lopez, su rango vocal fue capaz de transmitir con claridad el "lado deprimido, vulnerable y frágil de Elsa" así como de su poder y de su autorrealización. Menzel comentó que era "un honor" cantar esta canción y que disfrutó grabarla. "Es como una colisión de un grupo de fuerzas que están todos unidos sobre un camino correcto", explicó. "El personaje, lo que ella está cantando y lo que ella está experimentando. Hermosa canción, melodía hermosa y un poco de mí" Buck y Lee también se vieron sorprendidos por la forma en que eran compatibles las voces de Idina Menzel y de Kristen Bell. En un momento durante la lectura del guion, cantaron una balada de ida y vuelta entre sí con tanto sentimiento (según se informó), dejando a todos los presentes con lágrimas en los ojos. Posteriormente, Lee quería a Menzel y Bell en una misma habitación cuando estaban grabando las escenas emocionales más importantes de la película.

vestimenta Editar

En su pre-estado de la reina de las nieves, llevaba un vestido verde azulado con un corpiño con el cordón color bronce, mangas negras y capa magenta, con zapatos de color marrón oscuro con contornos dorados y medias azul verdoso (que desaparecen después de su transformación), y su cabello era recogido en una trenza de giro francés con una corona. Desde el accidente con Anna a los 8 años, Elsa llevaba guantes blancos para contener sus poderes, pero en su coronación, que llevaba guantes más largos, color cían que van con su atuendo.

En su traje de La reina de las nieves, Elsa lleva su cabello en una trenza del lado izquierdo con incrustaciones de copos de nieve, y los mechones de su fleco peinados hacia atrás, la sombra de ojos púrpura, lápiz labial de color rosa oscuro, hombros cristalina, vestido azul con una hendidura en la rodilla derecha alta, un corpiño cristalizado, mangas azules y blancas, capa larga con una estela de brillos transparentes, zapatos de tacón alto hechos totalmente de hielo.

unas pequeñas curiosidades Editar

Elsa es una mujer joven con una figura alta y esbelta, de pelo largo rubio platino que llega a los codos, ojos azules, nariz pequeña y pálida piel con una ligera capa de pecas, un rasgo que comparte con su hermana Anna, aunque menos prominente. Su rostro es el reflejo de su madre, ya que durante su coronación, ella tenía un asombroso parecido a la reina, aunque con un color de pelo diferente.